Foro de debate sobe el iberismo. Casimiro Sánchez.
casimiroscalderon @@ gmail.com
Inicio > Historias > ¿Qué hacer? 29
> ¿Qué hacer? 29 <

Salir de la estación de Atocha y dirigirte a cualquiera de los bares o pequeños y humildes restaurantes que circundan la bella plaza que D. Enrique Tierno Galván devolvió a su estado original quitando aquellos infames carriles de hierro que la sobrevolaban, es un buen ejercicio para conocer la realidad de España, allí puedes comer un apetitoso bocadillo de calamares en la barra o comer dignamente, sentado, por un módico precio, mientras contemplas a tu alrededor gentes normales de los más variopintos países, que llevan en la mirada la búsqueda de la realidad inmediata, y pronto adivinas que sus principales preocupaciones son la búsqueda de un empleo, problemas de salud que confían resolver en los milagrosos hospitales de la capital, situaciones familiares que agobian... Cualquier conversación que oigas en ese ambiente trata de cosas de este mundo. Son el noventa por ciento de cuantas personas puedes encontrarte en Madrid. Cambiemos de lugar y ubiquémonos en cualquiera de los restaurantes próximos al Congreso de Diputados. Los comensales son distintos, más distinguidos, las conversaciones versan sobre alta economía, sobre los problemas del carbón, sobre las subvenciones de tal o cual área, sobre la venta de armas a no sé quién. Son dos realidades distintas a no mucha distancia, teniendo en cuenta que estamos en Madrid. Cuando intenten averiguar el origen de cualquiera de los males que nos aquejan, busquen imágenes simples como ésta. Porque el problema de la sociedad actual es un problema alejamientos, todos nos vamos alejando de todos. Somos el cuarto país en el consumo de videojuegos. El ciudadano normal se va alejando de su propia realidad, y los responsables, unas veces por méritos propios, otras porque nosotros les hacemos el vacío se convierten en clase social distinta. Por supuesto que hay excepciones. Admiro a los alcaldes que se levantan a las seis de la mañana y van a saludar al turno de jardineros que entran a trabajar a esas horas y luego visitan la periferia de su ciudad o pueblo para ver por sí mismos los problemas, para que cuando lleguen al despacho ya le hayan cogido el pulso a la realidad. Por cierto, los hay y abundan. Casimiro.

2010-12-05, 19:04 | 0 comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://iberista.blogalia.com//trackbacks/68367

Comentarios


Cosas viejas
<Mayo 2021
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

Documentos

Categorías

Blogalia

Blogalia

© iberista