Foro de debate sobe el iberismo. Casimiro Sánchez.
casimiroscalderon @@ gmail.com
Inicio > Historias > ¿Qué hacer? 71
> ¿Qué hacer? 71 <

El mayor de todos los "sentimientos" humanos actuales es la velocidad. No sé si los nuevos tiempos han influido en el resto del Reino Animal o en el Vegetal en ese aspecto, pero en los seres humanos, el ritmo es lo que importa. El ritmo, y cuanto más frenético mejor, es la corriente de satisfacción que parece llevar a nuestro mecanismo neuronal a su rendimiento óptimo. Y ha alcanzado tal grado de complicidad con el inconsciente que lo ha convertido en sentimiento flotante, hasta el punto de que su ausencia crea de inmediato apatía, desesperación, odio a todo lo que nos rodea. Necesitamos movernos o ver a los demás cómo se rompen el corazón con el esfuerzo. Urbano, uno de los protagonistas de mi novela "Héroes Ignorados", cuando cobraba los sábados la paga de la mina y se unía a la caravana de mineros que se dirigían a las tabernas de Puertollano o a la calle de San Pedro, no lo hacía por el afán de beber o de ser infiel a su esposa que le esperaba con la casa a oscuras y dos velas que eran una metáfora, sino porque el ritmo del ir y venir de taberna en taberna o el ritmo de los cuerpos de las rameras que se insinuaban en los portales contrastaban con el ritmo que encontraría si optaba por dirigirse directo a su casa y entenebrecerse en la mesa camilla. Era aún una época sin referentes de velocidad en la que se podía mantener la marcha del borrico. Ahora las empresas exigen más velocidad en los rendimientos; los cónyuges, más velocidad en las emociones; las naciones, más velocidad en el desarrollo. Admiramos y envidiamos a Alonso, a los de las velas y a los de las motos porque corren más que valen. Porque los que de verdad valen son los que se levantan todos los días a las seis de la mañana para coger un tren de cercanías y vuelven a su casa a las diez de la noche con cincuenta o sesenta euros. El ritmo es tan determinante en nuestras vidas, que es la fuente de la droga, de los ruidos, del alcohol y de otras violencias. Yo creo que la crítica al Gobierno por la reducción de la velocidad es porque no aceptamos que se nos baje el ritmo. Pienso que no hay afán recaudatorio, aunque a nadie le amarga un dulce, ni que nos preocupe a los ciudadanos tardar cinco minutos más en llegar a nuestro destino, tampoco que se ahorre tanto como se dice. No cabe duda que este Gobierno, con los errores que todos conocemos, le echa valor intentando tomar medidas impopulares en precampaña y, más aún, reduciendo nuestro frenesí neuronal. Casimiro.

2011-03-07, 18:00 | 0 comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://iberista.blogalia.com//trackbacks/69130

Comentarios


Cosas viejas
<Mayo 2021
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

Documentos

Categorías

Blogalia

Blogalia

© iberista