Foro de debate sobe el iberismo. Casimiro Sánchez.
casimiroscalderon @@ gmail.com
Inicio > Historias > ¿Qué hacer? 72
> ¿Qué hacer? 72 <

Mientras que la vida del hombre camina inexorablemente hacia la muerte a pesar de nuestros ruegos, la sociedad evoluciona a ritmo de samba empastillada. El Gobierno lo sabe y por eso no deja de tomar medidas, aunque sean impopulares. Ese es un gran debate: ¿Deben los gobiernos adaptarse a las encuestas e ir a remolque del deseo de los ciudadanos aunque eso sea pernicioso en el futuro? ¿Deben los gobiernos adelantarse a los tiempos arriesgándose a perder las elecciones en aras de conseguir una sociedad más sana, más segura, más justa? El que la sociedad vaya a trescientos por hora no quiere decir que los ciudadanos no sepan lo que quieren para ellos y para sus hijos. Por eso, Zapatero aún tiene recorrido si acepta que se ha equivocado, si lleva y hace llevar a todos una política más austera y la gente percibe que tiene proyecto propio. Hoy hay dos proyectos que volverían a crear entusiasmo entre la gente que mira hacia delante: El segundo paso hacia la construcción de Europa, que se ha frenado porque no existía, y el difícil pero no imposible intento de fortalecer Iberia. Ambos pasos están tan relacionados que la experiencia de construcción de Iberia sería un modelo para el acercamiento entre sí de los restantes pueblos europeos. Porque el mal de Europa son las excesivas diferencias, esas diferencias por las que tanto luchan los independentistas, que se creen el ombligo del mundo pero que cuando vienen mal dadas buscan refugio en los lugares más insólitos. Europa está demasiado fragmentada, y eso es una cúpula continua que impide la coordinación de proyectos de arriba hacia abajo y al revés. Si los gobiernos nacionales más potentes existentes, tres o cuatro, van a seguir teniendo la capacidad de determinar los proyectos de resto, entonces tiene que surgir un movimiento de unidad entre las naciones más pequeñas para equilibrar los poderes y evitar también la dispersión. Pero eso, también, en el caso de que Europa consiguiera por fin tener un gobierno fuerte y representativo, porque una de las ideas de Europa es el acercamiento entre los pueblos, el intercambio de experiencias, el aprendizaje común, la convivencia de culturas que no se aislen y autoprotejan para conservar su pureza sino que se trasformen en ayuda mutua y cultura mutua. Construyendo Iberia no estamos creando modelos de insolidaridad con Europa, sino demostrando que todo lo que sea unir es el futuro y la fragmentación es el pasado, es la endogamia, es el aislamiento. Ya sé que coordinar el sistema de pensiones español y portugués es complicado, como lo sería el crear un sistema de salud homogéneo. También sé que para los portugueses aceptar la capitalidad de Madrid les costaría tanto como a los catalanes, pero sé que con el idioma no habría debate porque tendría el mismo apoyo y respeto que todas las lenguas de la Península. Claro que surgirían problemas, ahora más que nunca con la crisis y las posibilidades de intervención, pero a la larga estaríamos creando una nueva comunidad surgida de dos comunidades con una larga experiencia histórica. Los pueblos se adormecen cuando no contemplan proyectos con una cierta carga de utopía a la vista. El futuro de España no puede ser solo hacer centrales nucleares o inventar el coche movido por agua, debemos ser los primeros en aportar a Europa ideas de renovación. En ese futuro de carencias de alimentos y de materias primas en el mundo, Europa tiene que estar a la cabeza de las inventivas. Casimiro.

2011-03-09, 12:04 | 0 comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://iberista.blogalia.com//trackbacks/69148

Comentarios


Cosas viejas
<Mayo 2021
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

Documentos

Categorías

Blogalia

Blogalia

© iberista