Foro de debate sobe el iberismo. Casimiro Sánchez.
casimiroscalderon @@ gmail.com
Inicio > Historias > Desde mi Caviladero
> Desde mi Caviladero <

La mal llamada clase política de Iberia está en su fase más elevada de descrédito. Digo mal llamada clase, porque no es una clase uniforme, de parecidos privilegios. Existen los generales, los coroneles, hasta los cabos furrieles. Donde se perciben las diferencias de poder dentro de los partidos es en los congresos. El capitán general sólo aparece por el congreso para abrir y cerrar con el viejo discurso halagador y futurista. Los generales, se recluyen en una parte distinta del hotel para seguir los acontecimientos, pero sin mezclarse mucho con la base y cerrar los acuerdos pertinentes. La base, que no es una base cualquiera, son capitanes, tenientes, etc., es decir, profesionales ya seleccionados que mantienen las tarjetas de votación dispuestas a elevarse en función de la consigna recibida. Aunque en cualquier congreso, de cualquier partido, hay militantes que acuden con la mayor ilusión pensando que su opinión puede quedar reflejada en una sola línea de cualquier ponencia, el resultado está ya pensado y repensado de antemano o se amaña en la planta de arriba. Luego, la clase política es tan variopinta como la propia sociedad.
El descrédito tampoco es de ahora. Comenzó a finales de los años ochenta con la buena utilización que se hizo de los errores en la lucha contra el terrorismo y con los episodios de corrupción dentro del Partido Socialista en España.
En Portugal, la ilusión de la Revolución de los Claveles ha durado mucho más porque no ha sido mancillada por episodios tan escandalosos como en España, pero, como aquí, la crisis económica es una apisonadora que terminará con cualquier idealismo democrático.
Porque, a partir de ahora, el ciudadano no va a ir sujeto a aquella soga de las ideas que nos inculcaban los padres, los abuelos, los amigos de los padres, o las lecturas o vivencias personales. Aparte de los intereses personales, los votantes, si es que votan, van a asirse a la cuerda más limpia y resistente.
En España ha habido dos fuertes cuerdas para tirar de la carreta, la del PP y la del PSOE. Los analistas pensaban que cada cuerda tendría durante un siglo, por lo menos, su propio personal en función de la ideología, se han equivocado, por lo menos en lo que respecta a la clase trabajadora eso va a ser diferente. La derecha vota por intereses, por el orden, por valores que considera eternos, etc. Pero los trabajadores lo hacen a la llana, por intuición e imaginación propias, porque tienen un sexto sentido para sentir el presente y el futuro desde más adentro.
Hay una tercera cuerda, mucho más corta, la de Izquierda Unida; se ha viso en estas elecciones que sirve para muy poco, porque al final, su voto favorecerá siempre al PSOE. Algunos pensaban que llegarían a las instituciones impidiendo el nombramiento de funcionarios de empleo, que no son necesarios, liberados, etc. Algunos, también, pensábamos que no sería así y no nos hemos equivocado. Sólo exigiendo una política de verdadera austeridad, Izquierda Unida será imprescindible.
A pesar de todo lo que está cayendo, la política es una actividad imprescindible y una de las acciones humanas más necesaria y hermosa. Y aunque ha habido políticos corruptos, la inmensa mayoría han sufrido lo indecible y no han obtenido beneficios materiales, luego el futuro no es ni mucho menos imposible si todos nos ponemos a colaborar con entusiasmo. Casimiro

2011-06-18, 10:40 | 0 comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://iberista.blogalia.com//trackbacks/69935

Comentarios


Cosas viejas
<Mayo 2021
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

Documentos

Categorías

Blogalia

Blogalia

© iberista