Foro de debate sobe el iberismo. Casimiro Sánchez.
casimiroscalderon @@ gmail.com
Inicio > Historias > Desde mi Caviladero
> Desde mi Caviladero <

En una encuesta publicada durante tres semanas seguidas en el País sobre la valoración que hacen los ciudadanos de las distintas instituciones y profesiones que pueblan el solar patrio, los políticos son de todos los menos valorados.
Arriba están los investigadores, totalmente de acuerdo; las universidades, menos de acuerdo; la monarquía; los notarios; los empresarios; hasta los sindicatos con su cohorte de liberados están por encima de los políticos.
Es cierto que algunos casos de corrupción han empañado la política y el buen hacer de miles de cargos públicos honestos que no son profesionales de la política. Por cierto, corrupciones que gracias a que vivimos en un sistema democrático salen a la luz y se penalizan, cosa que no ocurre en organismos dentro del ámbito de lo privado cuya gestión es opaca y hastasagrada para el conocimiento general. Ojalá todos los profesionales estuvieran sujetos a tan estricto control y todos pagaran su culpa como lo está pagando la política en estos momentos.
Siempre he estado en política, a los 21 años organicé una huelga en el Arsenal de Cartagena convenciendo a varios cientos de marineros para que no utilizaran el comedor hasta que no se mejoró la deficiente comida que les daban. Era la primavera del año 1.960. Después contacté con D. Enrique Tierno, luego la FETE, el PSOE cuando se fusionó con el PSP, pero no quise, a pesar de mi posición preeminente en la clandestinidad, ir en ninguna lista ni ocupar cargo alguno. Sólo la pésima situación del partido a principios de los noventa me indujo a aportar nuevas energías al proyecto y poner el prestigio que entonces tenía para evitar un castigo mayor.
Fui alcalde nueve años y medio, una gran experiencia y un gran aprendizaje, además, el primer alcalde de España que en 1.995 le envió a Bono su declaración de bienes para que la publicara. Ahora vivo con mi pensión de maestro.
Ahora me paseo por Puertollano con la conciencia de haber trabajado por un proyecto sostenible y casi todo el mundo me saluda con afecto. Pero no es mi caso el que merece una sola línea, sino el de miles de concejales y alcaldes, sobre todo de pueblos medianos y pequeños, que no tienen coche oficial ni cobran sueldo ni dietas por numerosos viajes o asistencia a numerosos tribunales o fundaciones -en mi época no se cobraban-, los que merecen una mejor valoración y respeto.
He conocido casos de políticos inútiles, sin embargo en los ayuntamientos he trabajado con funcionarios y compañeros alcaldes y concejales honestos a carta cabal que abandonaban familia y ascensos en sus empresas por dedicarse a lo público.
Es cierto, y lo retrata muy bien un gran escritor en las últimas páginas del País estas semanas, que el Partido Socialista se vio arrastrado en los ochenta al ambiente de locura colectiva que tuvo a Marbella como modelo. A todos se nos fue un poco o mucho la cabeza y los instintos hacia una modernidad falsa, y veíamos a aquellos atildados y desconocidos jóvenes con cartera que llegaban a los pueblos prometiendo empresas y desarrollo a cambio de una recalificación o la luna si era preciso como una aparición de la virgen, pero la demanda de cada vez y mejores conciertos, toros, movidas de jóvenes y mayores, subvenciones a todo pasto, fiestas y fiestas, premios cada vez más valiosos para murgas, cantaores, etc., todas esas historias venían de la presión de la gente que exigía más y más a sus ayuntamientos, diputaciones o gobiernos regionales pensando que en cada institución había un Banco de España. Algún día escribiré sobre el sacrificio de los concejales de los pueblos pequeños.
El portavoz de Izquierda Unida de mi Ayuntamiento, en la oposición, para molestarme me calificaba en los medios como alcalde más propio de pueblos pequeños que de la envergadura de Puertollano, no sabía que eso me alagaba porque yo creo que en los pueblos pequeños es donde se hace la política más directa y solidaria. Casimiro.

2011-08-23, 10:12 | 1 comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://iberista.blogalia.com//trackbacks/70289

Comentarios

1
De: Ramón Fecha: 2011-08-24 21:09

El problema,Casimiro es de la descomposicón de los partidos que se han convertido en clientelas con sayones muy mediocres que no ayudan a los líderes sino que los adulan y éstos se solazan en ello. La corrupción se atajaría mejor si la justicia funcionara medianamente.




Cosas viejas
<Mayo 2021
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

Documentos

Categorías

Blogalia

Blogalia

© iberista